Las fases de la ortodoncia

Obtener una sonrisa perfecta ahora es posible gracias a los diferentes tratamientos de ortodoncia disponibles. Pero no solo es un asunto de estética, ya que una buena salud dental es importante para evitar diversas patologías. 

Así que lo mejor es acudir con regularidad al odontólogo para asegurarse de que las piezas dentales se encuentran en óptimas condiciones.

Y la ortodoncia es un procedimiento cada vez más común para alinear la dentadura y corregir malas posiciones. 

Es importante conocer en qué consiste exactamente y cuáles son sus etapas o fases. 

¿Qué es una ortodoncia y cuándo es necesaria?

Es una especialidad odontológica que se encarga de corregir anomalías o malas posiciones en las estructuras dentomaxilofaciales (dientes y maxilares)

El ortodoncista es el especialista capacitado para realizar el estudio, el diagnóstico y el tratamiento en el paciente, y será quien determinará si realmente es necesaria la ortodoncia. 

Usualmente, se aplica en personas que presenten apiñamiento, separaciones entre los dientes, mordida cruzada o abierta, sobremordida, submordida o si la línea media está desplazada. 

El tratamiento se lleva a cabo a través de aparatos, ya sean fijos o removibles. 

Uno de los métodos más utilizados son los brackets, los cuales desplazan de forma progresiva las piezas dentales hasta su posición correcta.

Tipos de brackets 

Cuando se trata de brackets, existen de muchos tipos. 

Los metálicos son los más populares y en la mayoría de los casos, están hechos del acero inoxidable. Se adhieren a la superficie del diente con un pegamento especial, y luego un arco de metal los atraviesa. El alambre se fija a los brackets con bandas elásticas, las cuales se deben reemplazar periódicamente.

Para los que buscan una solución más estética, los de cerámica son una alternativa. La diferencia con respecto a los metálicos, es que estos son transparentes, así que pasan desapercibidos. Pero presentan también algunas desventajas a considerar. 

Principalmente son dos. Por un lado, su precio es más elevado. Por otro, estos brackets no son tan resistentes como los de acero inoxidable, por lo que no se puede ejercer tanta presión, lo que ocasiona que el tratamiento sea un poco más lento. 

También hay brackets de zafiro, que, como los de cerámica, son transparentes. Aunque su precio es elevado, estos no se manchan con los alimentos y son muy resistentes, razón por la que se han convertido en uno de los grandes favoritos de la mayoría del público.

Los brackets linguales son otra opción. Se colocan en la cara interna de los dientes, así que nadie los nota a simple vista. Funcionan de forma similar a los tradicionales, aunque pueden ocasionar más molestias en el paciente para hablar o comer.

Hay que tener en cuenta que dificultan la higiene bucal, por lo que es común que favorezcan la formación de placa. Sin embargo, con una adecuada técnica de cepillado y seguir las recomendaciones de los profesionales, esto no debería representar un gran problema. 

Fases de la ortodoncia

Fases de la ortodoncia

Ahora bien, ¿cuáles son las fases de la ortodoncia en los adultos? Básicamente, el procedimiento se divide en siete etapas, las cuales se detallan a continuación:  

Estudio previo

En la primera consulta el odontólogo le ofrecerá al paciente un diagnóstico preciso y el tratamiento más adecuado. Para eso, debe determinar cuáles son los problemas bucodentales que presenta

Se realizan diversos estudios, como radiografías panorámicas y laterales de cráneo, con las que será posible detectar infecciones, ausencia de piezas dentales y conocer el estado de las raíces dentales. 

Las fotografías intraorales y extraorales también son fundamentales, pues permiten analizar las malposiciones y la simetría facial. 

Los modelos de estudio ayudarán a determinar el progreso del paciente. Las impresiones dentales se solían hacer de escayola, pero gracias a la tecnología, ahora se emplea un escáner 3D. 

Alineamiento dental

Una vez que se tiene el diagnóstico, se procede a elegir el tipo de tratamiento y se aplica el aparato en el paciente. De esta manera, las piezas dentales se moverán de forma progresiva. 

En la etapa de alineamiento, la cual tiene una duración de seis a ocho meses, el principal objetivo es corregir las discrepancias verticales y el apiñamiento. Para lograrlo, se hace uso de fuerzas ligeras. 

También se toman acciones para empezar a corregir la mordida cruzada y se tracciona alguna pieza dental, si fuera necesario. 

Al finalizar, los dientes estarán alineados y las arcadas niveladas. 

Corrección de la mordida

Los dientes se desplazan hasta su posición correcta y se corrige la oclusión. En ocasiones, el ortodoncista hará uso de elásticos o gomas, los cuales actuarán como fuerzas externas y corregirán la mordida de forma más rápida y precisa. 

Cierre de espacios entre los dientes

Tras el alineamiento y la corrección de la mordida, el siguiente paso es cerrar los espacios existentes entre las piezas dentales. Ya en esta etapa los resultados son evidentes para el paciente.  

Perfeccionamiento de la posición dentaria

Se realizan pequeñas modificaciones y ajustes para lograr los mejores resultados. Por ejemplo, se igualan las raíces y se comprueba que estén paralelas entre sí. También se corrigen discrepancias para que la línea media inferior y superior coincidan. Se ajustan las posiciones individuales de los dientes y se realiza el asentamiento final. 

Retirada de la ortodoncia

Esta es una de las fases más emocionantes para la persona, la retirada de los brackets. Una vez que el especialista considere que se han cumplido todos los objetivos de la ortodoncia, procederá a retirar el aparato.

En este punto, ya no debe existir ninguna imperfección o problema en la dentadura. La mordida ha sido corregida, las piezas están alineadas, no hay espacios entre ellas y la estética es la ideal.  

Retención de la ortodoncia

Para obtener resultado duraderos, es importante tener los cuidados necesarios en la etapa de retención, pues los dientes tienen «memoria» y volverán a su posición original tras retirar el aparato si no se siguen las instrucciones del odontólogo. 

Para evitar esta situación, se utilizan retenedores en la arcada inferior y superior. En algunos casos, el paciente tendrá que usar férulas.

Al principio, estos aparatos deben usarse durante todo el día y sólo se recomienda retirarlos para comer o cepillarse. Pasados de unos meses después del tratamiento, los retenedores se podrán usar únicamente durante la noche. 

Share:
WhatsApp Click para hablar por Whatsapp